Andadores para ancianos: cómo convencer a nuestros seres queridos de que es la mejor opción y a quién contactar para encontrar el más adecuado.

Decidir utilizar un andador nunca es una elección fácil para las personas mayores, que ven este apoyo como un incómodo estorbo que marca oficialmente el paso a la vejez y constituye el primer paso hacia la pérdida de independencia. Pero, ¿cómo hacerles entender que es, en cambio, una herramienta útil para salvaguardar precisamente su autonomía? Averigüémoslo juntos.

Las principales razones por las que las personas mayores no aceptan los andadores

Intentemos ponernos en su lugar para entender cómo esta elección puede ser un verdadero trauma para las personas mayores: personas que suelen ser frágiles, inseguras y, sobre todo, criaturas de costumbres. Como ya se ha dicho, el uso de un andador representa la constatación de que ya no son las personas que eran antes. Aceptar que el propio cuerpo ya no es tan sólido y estable como antes podría experimentarse como una derrota.

Las consecuencias pueden ser la sensación de ser una carga para los hijos y la preocupación de ya no podrá realizar actividades cotidianas sencillas. En resumen, adoptar un andador es un cambio práctico que conlleva implicaciones emocionales y psicológicas. Sentirse limitado no es ciertamente el mejor estado de ánimo para dar la bienvenida a un cambio así.

Las ventajas de utilizar un andador para las personas mayores

Por otro lado, hay buenos argumentos que podrían convencer a nuestros seres queridos para que acepten de forma más positiva el uso de un soporte de marcha.

En primer lugar un caminante puede evitar el riesgo de caídas desastrosas. Tenemos que hacer comprender a nuestros mayores que, a partir de cierta edad, la incapacidad de moverse con agilidad puede provocar accidentes con consecuencias a largo plazo. En efecto, una caída puede provocar la rotura del fémur o la fractura de la cadera, con resultados a veces mortales.

Además, en caso de un largo periodo de hospitalización o inmovilización debido a una operación o traumatismo, el andador podría ser el apoyo adecuado para vigorizar la masa muscular de las piernas (por definición más frágil en las personas mayores) y recuperar su autonomía.

Y es precisamente la autonomía la tercera palanca para hacer reflexionar a nuestros seres queridos: poder volver a caminar y moverse tanto dentro como fuera de sus casas. ayudar a mantener las relaciones sociales y los hábitos habituales que de otro modo se perderían, confinados en el interior. Intentamos explicarles cómo la imposibilidad de salir de casa también limitaría inevitablemente la posibilidad de pasar tiempo con sus queridos nietos.

Un último argumento es que, desgraciadamente, la inmovilidad provoca complicaciones circulatorias que podrían dar lugar a llagas, agravadas por la infección.

A quién recurrir para convencer a nuestros seres queridos

Ya hemos enumerado algunas de ellas, pero otra característica típica al envejecer es la obstinación. E incluso en este caso, a pesar de las buenas razones expuestas, esta tendencia puede prevalecer.

¿Por qué no recurrir entonces a alguien ajeno a la familia? Tal vez un profesional como el fisioterapeuta que cuida de nuestro ser querido anciano. La presencia de un experto también podría infundir más confianza y optimismo en el destinatario, que podría entonces convencerse de que al menos pruebe el andador.

Intenta poner en práctica estos consejos, siempre con la paciencia y la delicadeza que el tema requiere. Una vez que hayamos convencido a nuestro familiar de utilizar un andador, entonces será el momento de comprarlo.

M.I.A. Medical: venta y alquiler de andadores para personas mayores

Si ha llegado a un acuerdo para un período de prueba con el andador y no está seguro de comprarlo antes del veredicto final, entonces podría considerar el alquiler. M.I.A. Medical es líder en ayudas médicas y, gracias a su amplia experiencia y a su asesoramiento profesional y de confianza, podrá aconsejarle sobre el mejor andador para sus necesidades. De hecho, existen varios modelos de andadores para bebés: desde los que se utilizan en interiores hasta los que tienen ruedas giratorias, pasando por los que también pueden utilizarse como sillas de paseo. Una vez más, no es una decisión que deba tomarse a la ligera, ya que la elección de un modelo inadecuado también podría dar lugar a caídas arriesgadas.

Para el alquiler o la compra de un andador para personas mayores Confíe en la experiencia de M.I.A. Medical llamando al número gratuito 800 031 962 o al 333 6210 314 o escribiendo a [email protected]

es_ESEspañol